esperanza- Positiveth

En “Sobre mi”  dije que iba a ser realista y así será. Por eso quiero comentar que también vale llorar.

Confieso que he llorado por no entender esta enfermedad, por no entender cómo de la noche a la mañana la mitad de tu cuerpo no te responde.

He llorado en alguna prueba o en la sala de espera la primera vez que iba a que me pusieron el tratamiento. He llorado por miedo a lo desconocido.

Y aunque nunca me he planteado el “por qué yo?”, he llorado de impotencia porque nadie es capaz de dar respuesta a muchas de las preguntas que me planteo. Preguntas tan tontas como qué ha desencadenado esta enfermedad? Me voy a quedar con alguna secuela de los brotes? Voy a poder sentir mi pierna algún día? Cuándo voy a dejar de cojear? Este tratamiento me va a curar?

Supongo que es de humanos llorar! Al principio lloraba en silencio, a escondidas porque quería que la gente me viera bien. Pero hace justo 4 años, Ana (la psicóloga de la asociación), me explicó que es normal llorar. Que es bueno llorar y desahogarse con tu familia, con tus amigos para pasar esa fase de duelo.

Así que también vale llorar! Pero creo que es importante no quedarse en esa lágrima. Llorar es un paso sano que tienes que pasar, pero es un paso en el que no te debes de quedar!

LLORAR, DESAHOGARTE, HABLAR, REZAR, ACEPTAR que las cosas pasan por algo y LUCHAR por intentar hacer tu vida con “normalidad” creo que es lo ideal para seguir adelante!

 

Anuncios